Entradas

Veinte aficionados al kitesurf de distintas nacionalidades cruzan hoy el Estrecho

La iniciativa está promovida por “Founders Kite Club”, un colectivo que reúne a profesionales del mundo de las nuevas tecnologías que tienen en común la fascinación por el deporte del viento y la cometa. Tarifa es uno de sus cinco puntos anuales donde desarrollan encuentros para combinar turismo y desarrollo de estrategias.

Lo que empezó siendo el desafío común de un grupo de aficionados al deporte de la cometa, se ha convertido en un evento transfronterizo que ya ha despertado la atención de medios de comunicación especializados. El “Cruce del Estrecho. Kitesurf 2016” reúne hoy a diecisiete aficionados al kitesurf de distintas nacionalidades. Conducidos por varios guías, pretenden lanzarse al agua desde la orilla marroquí y alcanzar a la costa tarifeña de Los Lances entre las seis o siete de la tarde. La hora y lugar definitivos dependerán en buena parte de las circunstancias meteorológicas que se den mañana en el Estrecho.

tarifa-estrecho-de-gibraltar

La propuesta coordinada por la empresa “Aventura Tarifa” ha contado con la colaboración de las administraciones locales de Tarifa, Tánger y la Diputación Provincial. El “Founders Kite Club” reúne a cerca de cincuenta profesionales del mundo de las nuevas tecnologías de nacionalidades de media Europa. Desde hace seis años recalan en Tarifa para compartir vacaciones y estrechar lazos profesionales. En el encuentro del 2016 han dado un paso adelante en sus iniciativas y han logrado recabar el interés y expectación de medios de comunicación e instituciones públicas. Así lo corroboraba el jueves la participación del vicecónsul de Marruecos en el Campo de Gibraltar y el alcalde tarifeño en la presentación de la iniciativa.

Ambos daban la bienvenida a los participantes de un reto amateur que vuelve a colocar al conjunto del Estrecho de Gibraltar en el centro de la atención mediática. Tánger y Tarifa comparten así atractivo para el turismo ligado a las concentraciones de profesionales o eventos de networking.

La idea de la expedición es trasladarse hasta Tánger en el ferry de las 10:00 horas de mañana. Tras participar en un recibimiento oficial en la ciudad marroquí, se lanzarán al agua, en dirección la playa de Los Lances. La aventura terminará en el chiringuito “Mandala Tarifa”.

Historia del Kitesurf

Aunque el deporte del Kitesurf tiene una historia muy reciente, la idea de usar cometas con propulsores datan desde el siglo XII, donde polinesios, indonesios y chinos usaban las cometas (llamadas entonces barriletes) en sus embarcaciones pesqueras.

En noviembre de 1903, el inventor americano Samuel Cody atravesó en Canal de la Mancha navegando con cometas.

En 1970, el inglés Peter Powel inventó la cometa de 2 líneas, y construyo una cometa en forma de delta con la que navegó en pequeños botes.

En octubre de 1977, el inventor de los Países Bajos Gijsbertus Adrianus Panhuise consiguió la primera patente para el kitesurf o kite. La patente describía un deporte en el cual se navegaba utilizando una tabla de surf traccionada por una especie de «paracaidas» al que está unido por un arnés. Esta patente no llegó nunca a usarse comercialmente.

En 1978, el estadounidense Dave Culp diseñó el la primera cometa con el borde de ataque hinchable. A principios de los años 80, Arnaud de Rosnay (Francia), durante una de sus travesías del canal, utilizó una tabla y una cometa en vez de una vela de windsurf. En la misma época, Andreas Kuhn (Suiza), realizó pruebas con un híbrido entre el esquí y el parapente.

El hecho histórico que más se relaciona con la creación del Kitesurf se da en la década de los 80, como respuesta a la necesidad de contar con una actividad alternativa a la práctica del Windsurf en torneos en los que las condiciones de Viento no resultaban suficientes para el desarrollo de las competencias.

En 1984 los hermanos Dominique y de Bruno Legaignoux (campeones júnior franceses de navegación a vela, instructores, surfistas, windsurfistas, etc.) se inspiraron en un catamarán y comenzaron a trabajar en su idea. Hasta ese momento en 1984 no existía ninguna cometa capaz de relanzarse desde el agua sin ayuda de terceros, y decidieron investigar para crear una. Un año después lograron probar su desarrollo en la Brest International Speed Week navegando con un prototipo de Cometa de costillas inflables, deslizándose con esquíes sobre el agua, pero que rápidamente fueron reemplazados por tablas de surf con fijaciones o Strapps para sujetar los pies. Para ello usaron una cometa de 17mts con Aspect Ratio 6 y con 100% doble cámara. Con ella, navegaron con vientos de 6 a 12 nudos alcanzando una velocidad de 14,5 nudos.

Los Hermanos Legaignoux trabajaron en su desarrollo durante los siguientes 10 años, casi sin capital y sin lograr atraer a inversores debido al auge que por esos años tenía en Windsurf como deporte de viento. Igualmente lograron vender unas 200 unidades hechos en francia entre 1993 y 1994 bajo «WipiCat brand».

En 1987 consiguen la patente de la primera cometa que puede despegar desde el agua. En el mismo período, Cory Roeseler (los E.E.U.U.) es el primer navegante en conseguir rumbos contra el viento en esta nueva era de la navegación con cometas.

En 1996, en el catálogo de la marca de ropa Oxbow aparecía Laird Hamilton practicando un extraño deporte, mezcla de surf, windsurf y buggy: el kitesurf. Su labor conjuntamente con la de otros ya famosos deportistas como Manu Bertin hace que los aficionados a los deportes acuáticos conozcan el kitesurf.

Es en Hawai, donde Manu va a ser el primero en utiliza la cometa para una navegación sobre una tabla de surf. La primera puesta a punto técnica de la vela de Legaignoux en adelante, partir de un punto y volver, es obra de Manu Bertin.

Ese año Robbie Naish, una leyenda en el mundo del Windsurf, se introduce en el Kite. A Naish le gustó tanto el kitesurfing que, además de ser uno de sus principales divulgadores, también pasó a ser uno de los más importantes fabricantes de material de kitesurf. En 1998 llega a un acuerdo con los hermanos Legaignoux para fabricar cometas con su licencia.

En el 1997 salieron a la venta los primeros kites de cuatro líneas que lograron fabricar en Neil Pryde (principal fabricante de velas de Windsurf en esos años) con la marca Wipika modelo Wipika Classic. F One se convierte en la primera empresa que produce y comercializa tablas específicas para Kite surf.

Con ello se abrieron enormes posibilidades porque Neil Pryde llegaba a casi todos los comercios y Spots del planeta en los que se practicaba el Windsurf, en especial Hawai, la meca y máxima vidriera del Windsurf, asentamiento transitorio de los máximos referentes de distintas nacionalidades. En 1998 comenzaron a vender las primeras licencias y a partir de allí cada vez son más las marcas que incursionan en el mercado.

En septiembre de 1998 se celebra en Maui la primera competición de Kite surf cuya victoria correspondió al kitesurfer Flash Austin, lo que desencadena una verdadera fiebre por este «nuevo» deporte, dando pie un espectacular crecimiento de practicantes. Oficialmente, había nacido un nuevo deporte.

Desde entonces, el kitesurfing o kitesurf se encuentra en permanente evolución, convirtiéndose cada vez en un deporte mas seguro, debido a los últimos avances en materia de seguridad, tanto de diseño de los kites, como de sus propios sistemas de seguridad. La navegación en kitesurf ha evolucionado también hacia diferentes estilos, tales como el wake style, wave riding, freestyle, jumping, . . . desde entonces el Kitesurf se propaga de manera progresiva a todos los paises del mundo.

Hasta aquí nuestro post dedicado a la historia del Kitesurf.

Un velero averiado logra llegar a Canarias con cometas de Kite

El francés Lalou Roucayrol acaba de protagonizar en el Atlántico una estampa comparable a la de un Fórmula 1 remolcado por un humilde diésel, al llevar su «Arkema», el multicasco más moderno del mundo, de Madeira a Canarias con cometas de kite-surf, tras haber perdido el mástil.

Durante la travesía de Madeira a Gran Canaria, Lalou Roucayrol y sus tres compañeros en esa nueva aventura probaron varios tipos de cometas, con varias combinaciones y disposiciones, hasta comprobar que las más manejables eran las más parecidas a las de kite-surf.

«El sistema ‘kite’ es completamente nuevo y, al probarlo por primera vez, surgieron algunos problemas», confiesa Roucayrol. Sin embargo, una de las combinaciones funcionó y pudieron desarrollar velocidades de seis nudos (11 Km/h) que les llevaron en tres días desde Madeira a La Graciosa, en el norte de Lanzarote.

El navegante francés no ve que se utilicen a corto plazo este tipo de velas-cometa en competición, pero sí cree que su experiencia demuestra que pueden ser una opción de seguridad para los barcos de regata, que «se quedan prácticamente indefensos en el mar» cuando tienen un accidente como el que él sufrió y pierden el mástil.

Fuente

Que es un Soft Kite

Un Soft Kite es una cometa de construcción parecida o similar a un parapente, esta compuesta por celdas que se llenan de aire al orientarlas al viento. No disponen de ninguna otra estructura que les confiera rigidez, pero eso si, son muy divertidas.