Uno de los elementos imprescindibles en el outfit de todo deportista que practique actividades acuáticas es el traje de neopreno. Esta pieza, realizada en neopreno como su nombre indica, aporta una serie de ventajas al atleta. A saber: protección frente a agentes externos, adherencia, aislamiento y por supuesto calor.

Es muy común ver a surfistas con esta equipación, pero no son los únicos. También las personas que practican otras modalidades como windsurf, kitesurf, vela o submarinismo se visten con esta prenda para obtener una mejora en su rendimiento.

Características del traje de neopreno

Hay decenas e incluso cientos de opciones disponibles en el mercado, si bien cada una de ellas presenta diferentes prestaciones. A la hora de escoger un traje de neopreno es importante atender a lo siguiente: el modelo, el grosor, si tiene o no cremallera, la talla y el precio. Esto último es algo muy subjetivo, pero es posible encontrar una pieza de calidad por un precio muy económico.

Modelo

Existen varios modelos diferentes según el porcentaje del cuerpo que cubra. Así, los más completos son los conocidos como Hooded y es habitual que los submarinistas lo empleen. Básicamente es una pieza con capucha que solo deja a la vista los pies, las manos y la cara. El resto del cuerpo está totalmente cubierto.

Aquellos que no tienen capucha y dejan toda la cara, incluido el cuello, al descubierto son los Full. Estos son los más utilizados e igual que los anteriores dejan al aire libre tanto las manos como los pies.

Hay quienes prefieren llevar los brazos liberados, ya sea por una cuestión estética, de comodidad o para maniobrar con más soltura. Los trajes de neopreno que dejan la cabeza y los brazos, por debajo del codo, a la vista se conocen como Convertibles.

Por último, están los uniformes que liberan la pierna por debajo de la rodilla. Por un lado, los Spring, que cubren por completo las extremidades superiores, y por el otro los Shorti, que no presentan tela del codo hacia la muñeca.

Grosor

Seleccionado el modelo llega la hora de buscar el grosor adecuado. Por lo general, los neoprenos cuentan con entre 1 y 6 milímetros de grosor. Cuanto mayor sea, más calor, pero también menos movilidad. Gustos a un lado, el grosor suele ir en función de la temperatura del agua o la estación del año – que también influye en el agua –.

Con o sin cremallera

La tradición es que los trajes llevan en la espalda una cremallera y de esa forma sea sencillo ponerse la prenda. Para algunos deportistas este elemento es molesto y prefieren la alternativa, que son los trajes sin cremallera y que se ajustan al cuerpo a través de una abertura en el cuello.

Talla

Para acabar, el traje ha de quedar ceñido al cuerpo y a la vez permitir la flexión de brazos y piernas. Asegúrate de que una vez puesto no aparecen pliegues o dobleces y parece una segunda piel.